•  
  •  
  •  
  •  

SEDE SOCIAL / CENTRO DE DIA (MURCIA)

SEDE SOCIAL Y CENTRO DE DIA MURCIA

C/Azarbe del Papel,30

30007-MURCIA

Tfno: 968 224402

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desde nuestra Sede Social ofrecemos una Atención Integral a las Personas con Enfermedad Mental y a sus Familiares, a través de determinados servicios y actividades. Se realizan todas las gestiones administrativas en materia de Dependencia.

El Centro de Día abre sus puertas en septiembre del 2013 con capacidad para 159 personas. En la actualidad cuenta con 56 plazas concertadas con el IMAS, dando cobertura también a un amplio número de usuarios con plaza externa pendientes de resolución por parte de la administración para concertar sus plazas.

El Centro consta de cuatro plantas y planta sótano distribuidas de la suigiente forma:

Planta baja: Administración, Dependencia, Dirección y zona de exposición.

Planta primera: Despachos trabajadores Sociales, Psicólogos y Acogidas. Biblioteca, Botiquin y zona de taller.

Planta segunda: Salón de actos y Taller de Informatica.

Planta tercera: Talleres Ocupacionales.

Planta Cuarta: Zona Multiusos (Gimnasio, psicomotricidad,musicoterapia etc)

Planta  Sotano: Cocina, comedor, zona relax.

CENTRO DE DIA LAS TORRES

CENTRO DE DIA (LAS TORRES DE COTILLAS)

C/GLORIA COSTA, 6

TFNO.: 968-623895 / 616127629

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nuestro Centro de Día fue inaugurado en abril del 2003 y está situado en la Calle Gloria Costa s/n de Las Torres de Cotillas.
El Cuenta con una capacidad de 45 plazas acreditadas y 19 concertadas  con e Instituto Murciano de Acción Social.


CENTRO DE DIA (LAS TORRES DE COTILLAS)

Las instalaciones tienen seis salas-taller, salón de actos, sala polivalente, enfermería, biblioteca, cocina y comedor.


CENTRO DE DIA (LAS TORRES DE COTILLAS)

Todos los usuarios están atendidos por personal especializado que procura el cuidado, Atención y rehabilitación de Estos.

RESIDENCIA HOGAR LAS TORRES

RESIDENCIA HOGAR (LAS TORRES DE COTILLAS)
Seguimos creciendo para ti.

C/GLORIA COSTA,6

30565 LAS TORRES DE COTILLAS,

TFNO.: 968 62 38 95 / 616127629

e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

La Residencia se encuentra ubicada en la Urbanización Los Llanos, del Municipio de Las Torres de Cotillas.  Abrió sus puertas el pasado 1 de julio de 2009 y se trata de una unidad de convivencia que ofrece durante el día Atención integral a personas con necesidades básicas, terapéuticas y socioculturales, afectadas por diferentes grados de dependencia, promoviendo su autonomía y la permanencia en su entorno habitual.

Actualmente cuenta con 20 plazas concertadas con el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS).
La Residencia ubicada en la primera planta consta de 10 dormitorios dobles con baño y sala de TV y en la planta baja, Recepción, zona de despachos, sala polivalente, enfermería, cocina, comedor, zona para talleres, sala de lectura y biblioteca y sala de visitas.

Todos los usuarios de Residencia participan en las actividades y horarios del Centro de Día y están atendidos por personal especializado de enfermería y un equipo multiprofesional  que procura el cuidado, Atención y rehabilitación en el marco residencial con supervisión las 24 horas.

En la actualidad se están construyendo 10 dormitorios dobles con baño atendiendo de esta forma a la demanda que hay de este recurso. Las obra finalizará aproximadamente a finales del año 2014.

NUESTRO MODELO DE RESIDENCIA HOGAR

Parte de las personas con enfermedades mentales graves sufren serias dificultades para atender de forma autónoma sus necesidades de alojamiento y  de acceso a una vivienda digna y adecuada a sus necesidades.

El deterioro de habilidades y las discapacidades asociados o generadas por la enfermedad, la discriminación y el estigma social, y los insuficientes ingresos económicos constituyen barreras que dificultan y limitan una vida normalizada.

La falta de un lugar apropiado donde residir obliga en algunos casos a prolongar estancias hospitalarias innecesarias para aquellas personas que no cuentan con una alternativa residencial adecuada.

En otros casos, se  generan situaciones de sobrecarga familiar debido a la ausencia de un soporte comunitario suficiente, lo que en situaciones extremas provoca el incremento de personas con enfermedad mental en situación de marginación viviendo en la calle.

Nuestro objetivo principal es ofrecer respuesta a las necesidades de cada persona y promover el avance en autonomía e independencia a través de programas personalizados de rehabilitación psico-social.

A medida que las habilidades mejoren y las necesidades de supervisión se reduzcan la intervención va adaptándose a las nuevas realidades de cada usuario.

El fin último será la adquisición de un nivel de funcionamiento que permita la autonomía y la independencia fuera de la supervisión de la Residencia.

PERFIL DE USUARIOS EN RESIDENCIA ESPECIALIZADA

Personas mayores de 18 años y menores de 65 usuarias de la red de salud mental de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, diagnosticadas de Trastorno Mental Grave con déficit funcionales y deterioro psico-social, y grandes dificultades de adaptación social y familiar.

Personas que requieren de asistencia y rehabilitación tras el alta en otro recurso de salud mental, que siguen necesitando intervención terapéutica por presentar dificultades en autocuidado y autonomía personal, alteraciones de conducta y deterioro de capacidades cognitivas. En todos los casos la condición de enfermedad estará estabilizada, nunca en situación de crisis.

Personas con graves deterioros que se evidencian en discapacidades y pérdida de habilidades para el desempeño de funciones así como pérdida de motivación que, junto a la afectación en capacidades cognitivas, provoca inactividad e incapacidad para afrontar situaciones generadoras de tensión.

Personas con baja conciencia de enfermedad y/o adherencia al tratamiento, sensibles a padecer recaídas y agravamiento de su estado de salud que precisan atención integral y cuidados continuados.

Personas con capacidad para reincorporarse a la comunidad y desenvolverse social y funcionalmente, pudiendo afrontar en un periodo de tiempo (a corto, medio y largo plazo) las demandas que supone la vida convencional llegando a desenvolverse con el máximo de autonomía en la sociedad.

Personas que no disponen de un medio familiar estable o que disponiendo de él, existen desavenencias y conflictos familiares que hacen imposible la atención adecuada.

Las características comunes de los usuarios de este tipo de centro serán:

  • Deficiencias cognitivas graves,  déficits en habilidades sociales y dependencia de otras personas  y servicios sanitarios. Probablemente con periodos de hospitalizaciones previas de larga duración.
  • Alteraciones graves de conducta; agresividad, baja tolerancia a la frustración, comportamientos compulsivos, intentos de suicidio, autolisis, y en general déficits de adaptación social.
  • Poca o nula conciencia de enfermedad mental y de adherencia al tratamiento.
  • Con posible historial en el pasado de adicciones al consumo de tóxicos (drogas y alcohol)
  • Carentes de apoyo familiar o existente pero inadecuado, y víctimas de marginalidad social.
  • Capaces de desarrollar conductas socialmente adaptadas así como habilidades y destrezas para el adecuado desempeño personal y social, pero contando con el apoyo y asistencia apropiados y oportunos en cada caso.
  • Vulnerabilidad al estrés y dificultades para afrontar situaciones cotidianas y demandas de la vida diaria, sensibles a padecer recaidas.

OBJETIVOS GENERALES

-   Promover la rehabilitación y el tratamiento de los signos psicopatológicos que presentan las personas con enfermedades mentales graves, continuando los cuidados y acciones terapéuticas ya iniciados en otros dispositivos asistenciales.

-    Proporcionar un contexto rehabilitador normalizado que compense las deficiencias derivadas de su psicopatología y promueva su autonomía.

-     Favorecer la toma de conciencia de la enfermedad para ejercer un mayor control sobre la misma y disminuir el riesgo de recaídas.

-         Favorecer la atención de personas con déficits funcionales susceptibles de rehabilitación y reincorporación en el medio comunitario.

-        Mejorar su calidad de vida.

CARACTERÍSTICAS, SERVICIOS Y FUNCIONAMIENTO

Este servicio proporcionará atención multiprofesional especializada 24 horas cada día donde se atenderá a personas con enfermedad mental grave que presentan altos niveles de  deterioro y discapacidad, y que precisan supervisión y atención permanente.

El grupo de usuarios convivirá con un equipo de apoyo y supervisión centrados en el entrenamiento y recuperación de habilidades y autonomía.

La atención médico-psiquiátrica será realizada por los servicios de salud mental de referencia.

Los servicios residenciales se ajustarán en tipo y duración a las necesidades y objetivos planteados para cada usuario.

El funcionamiento de la Residencia se organizará y desarrollará en un ambiente lo más normalizado posible, propiciando la participación de los usuarios en las rutinas y organización interna.

La rehabilitación es un proceso que dura las 24 horas, con lo cual los profesionales deben tener en cuenta que están rehabilitando todo el tiempo que dura su jornada de trabajo, no sólo cuando llevan a cabo una tarea programada.

Es fundamental que los nuevos usuarios tengan personas de referencia encargadas de guiarles, acompañarles, solucionar sus dudas y enseñarles las rutinas.

La participación en la planificación de las actividades de ocio es básica ya que son los propios interesados, los usuarios, los que mejor la van a organizar.

Igualmente es importante el trabajo con las familias y con el resto de recursos sociocomunitarios dado su papel como agentes rehabilitadores y el potencial apoyo que brindan como soportes naturales.

REHABILITACIÓN PSICOSOCIAL

Estas personas presentan déficits en el funcionamiento social y personal y el planteamiento principal es el entrenamiento en habilidades y capacidades a nivel individual y grupal que les permitan vivir en comunidad participando en la medida de sus posibilidades.

La rehabilitación se centra en el mantenimiento, recuperación y/o adquisición de las capacidades que les faciliten recuperarse con la máxima autonomía; higiene y autocuidado, manejo del dinero, actividades domésticas, habilidades sociales, comunicación, etc.

Estará basada en un plan individualizado adaptado a las necesidades específicas de cada persona.

En la primera fase de evaluación se procederá a la exploración, recogida y análisis de los datos necesarios para establecer el plan individualizado de rehabilitación. Evaluación que será continua y revisable a lo largo de todo el proceso de intervención.

La segunda fase, planificación, consistirá en el establecimiento de objetivos, medidas y estrategias de intervención así como los responsables de su consecución. Se estructurará temporalmente y será igualmente revisable para realizar las adaptaciones y/o modificaciones necesarias.

La fase de intervención es la de ejecución del plan de rehabilitación.

Es fundamental el registro del proceso para comprobar el seguimiento del plan y poder realizar las modificaciones oportunas.

EQUIPO DE TRABAJO

Para asegurar el cumplimiento del plan de rehabilitación individualizado es necesario que todos los profesionales implicados conozcan y compartan la información relevante sobre características y objetivos a alcanzar con cada usuario.

Para ello es básico contar con un sistema de coordinación interna efectivo.

El personal de comedor, administración o limpieza que mantienen relación con usuarios son también considerados profesionales de rehabilitación y como tales deben estar formados y actuar coherente-mente con las estrategias establecidas.

METODOLOGÍA DE TRABAJO

La metodología de trabajo estará basada en el programa individualizado de rehabilitación elaborado para cada paciente de acuerdo con si diagnóstico, características y necesidades personales.

El objetivo último es la integración en la comunidad y esto se persigue potenciando las capacidades individuales para lograr la máxima autonomía y funcionalidad posible.

Las características, frecuencia y duración de las intervenciones, los contenidos y el grado de exigencia estarán basadas en las capacidades, características y necesidades de cada individuo.

Las sesiones se llevarán a cabo con grupos reducidos (de entre tres y seis personas) teniendo siempre en cuenta las características y necesidades individuales.

La metodología de trabajo será activa y participativa, basada en la horizontalidad y la cooperación grupal, y potenciando en todos los casos la iniciativa y la creatividad de cada usuario.

Teniendo en cuenta que cada usuario presenta un perfil de capacidades, déficits, vulnerabilidad al estrés y severidad de síntomas, se requiere la elaboración e implantación de un programa y una intervención rehabilitadora ajustada a cada perfil.

Durante todo el proceso se supervisarán las actuaciones implementadas para modificar, incluir o eliminar pautas o acciones beneficiosas para cada usuario.                                                                                      

PROGRAMA DE REHABILITACIÓN

1.-Actividades de la Vida Diaria. 

Hacen referencia al desempeño de funciones relacionadas con el autocuidado, la competencia personal, la independencia y la autonomía.

Incluyen la movilidad y la comunicación, los hábitos de alimentación y sueño, así como la higiene personal y del entorno.

En este caso no es sólo el desempeño de estas funciones el beneficio resultante sino el sentimiento de competencia añadido que en caso de la enfermedad mental influye directamente en la autoestima de la persona.

En los casos de enfermedad mental severa el deterioro de déficits relativo a los aspectos más básicos de la conducta independiente y autónoma es evidente en la organización y planificación del ritmo de vida, y en el manejo de recursos personales y sociales.

Mejorar estos déficits facilita la creación de factores de protección personales y de habilidades de afrontamiento personal, y por consiguiente mejora la calidad de vida y las relaciones sociales.

Objetivos. De manera general se pretende aumentar la calidad de vida, la autonomía y el manejo social, así como la mejora del autocuidado.

Para ello organizaremos las áreas de intervención en AVD distinguiendo entre las básicas y las instrumentales:

-         AVD básicas.

    Aseo personal (higiene corporal y vestido)

                        Hábitos de vida (alimentación, sueño y salud)

 

-         AVD instrumentales.

  • Vivienda (aseo y organización)
  • Manejo social (manejo del dinero, comunicación, transporte y recursos comunitarios)
  • Conocimientos básicos (lectoescritura, habilidades numéricas y orientación sociocultural)

Antes de cada intervención se llevará a cabo una evaluación objetiva y realista del punto de partida de cada persona. Elaborando un registro objetivo y cuantificable para poder comprobar los resultados que se vayan obteniendo a lo largo del proceso.

En la mayoría de los casos no se tratará de enseñar una conducta sino de retomar una que hace tiempo se dejó de realizar.

Entre las técnicas disponibles para crear una conducta nueva, reforzarla y mantener una adquirida están:

-        Modelado. Observación de la conducta deseada y explicación de la misma.

-    Moldeamiento. Recompensa de los pasos realizados que forman parte de la conducta deseada

-         Refuerzo positivo. Recompensar cada desempeño correcto.

-         Refuerzo intermitente. Disminuir la frecuencia de la recompensa.

-         Extinción. Retirar el refuerzo que mantiene una conducta o hábito.

Cuando hablamos de refuerzo destacamos el verbal, el reconocimiento y la atención.

2.- Reeducación Psicomotriz

Atenuar los trastornos motores, aumentar el bienestar corporal y la movilidad, recuperar y ampliar el desarrollo cognitivo y reeducar la percepción permitirá ampliar el apoyo y el soporte del trabajo rehabilitador.

Mejorar el autoconocimiento conlleva mejorar la relación con los demás.

Los efectos secundarios de la medicación, las experiencias sensitivas anormales, la dificultad para realizar ejercicios y centrarse en sensaciones corporales de bienestar, o la deformación en la actividad motora se abordan desde la psicomotricidad.

Como en el resto de áreas rehabilitadoras se requiere de una evaluación inicial del estado psicomotor que incluirá el esquema corporal, el espacio-temporal y la relación con el medio.

El principal objetivo es mejorar el conocimiento y la vivencia de cada persona, concretando en la toma de conciencia del cuerpo y las posibilidades de movimiento, la reconstrucción y reorganización de las percepciones y acciones, y la potenciación de la comunicación y la expresividad a través del cuerpo, la voz y los gestos.

Esta reeducación psicomotriz se llevará a cabo en grupos de entre tres y seis personas, con una metodología activa y participativa.

Los materiales necesarios serán inventariables; aros, pelotas, telas, cuerdas, colchonetas, espalderas, tacos de madera, etc.

El profesional conducirá las sesiones, participara cuando sea necesario y observará la evolución de cada persona con el fin de realizar la evaluación continua que requiere este trabajo y de readaptar los contenidos necesarios.

3.- Rehabilitación Cognitiva

El objetivo fundamental es mejorar el funcionamiento social y autónomo de la persona.

Partiendo de la valoración previa de los déficits cognitivos de cada usuario se establece el programa de intervención individual.

Entre los contenidos a trabajar estarán incluidos la percepción, la orientación espacio-temporal, la creatividad, la planificación, la memoria, la atención y el lenguaje.

A lo largo de todo el proceso se realizará una evaluación continua para comprobar los resultados y realizar los cambios necesarios en cada caso.

Del mismo modo al final del programa se realizará una valoración que nos permita comparar con la inicial y observar directamente los cambios que se hayan producido.

4.- Habilidades de Autocontrol y Manejo del Estrés

Las personas con enfermedad mental grave suelen presentar dificultades con el autocontrol y con el estrés.

Esta vulnerabilidad a factores estresantes está relacionada con bajos niveles de autoestima y asertividad.

Es importante reducir la tensión ambiental (con técnicas de psicoeducación familiar por ejemplo) tanto como mejorar el repertorio de conductas sociales del individuo y el manejo eficaz de la tensión.

El objetivo es ampliar y reforzar las habilidades de afrontamiento para que la persona perciba el medio bajo una perspectiva menos amenazadora y pueda manejar el medio de forma más adaptativa.

El trabajo en este ámbito debe realizarse tanto a nivel individual como grupal.

Las áreas de intervención contemplarán el entrenamiento en relajación, la prevención de la ansiedad y la depresión, y el fortalecimiento de la autoestima y la competencia personal.

El fin último es ofrecer recursos para afrontar las dificultades personales diarias.

5.- Entrenamiento en Habilidades Sociales

El aislamiento, la inhibición verbal, la incompetencia social…interfieren en el funcionamiento personal, social y residencial.

Las personas con problemas psiquiátricos crónicos ven disminuida su red social con la consiguiente pérdida de apoyo y de amortiguación que supone para empeoramiento de síntomas, sufrimiento emocional, recaídas y reingresos.

A través de un procedimiento estructurado se entrenará los usuarios para mejorar su competencia social.

Los programas serán individualizados y el citado entrenamiento tendrá que ver con las dificultades individuales de cada usuario.

Teniendo en cuenta los déficits, los excesos conductuales y las competencias se establecerán los objetivos concretos y se crearán los programas que respondan a las necesidades personales.

Los ámbitos de actuación en relación al entrenamiento que posibilite la ejecución de comportamientos habilidosos en situaciones sociales incluyen las tensiones sociales e interpersonales y las incapacidades instrumentales.

La diversidad de temas que constituyen esta área de intervención son:

-         La conversación

-         La asertividad

-         Las compras

-         El manejo del transporte

-         El uso de recursos

-         Conseguir citas

-         La autoadministración de la medicación

Entre las técnicas disponibles para el entrenamiento en habilidades sociales encontramos las instrucciones, el ensayo conductual, el modelado, el feedback, el refuerzo social y la asignación de tareas.  

6.- Ocio y Tiempo Libre

La integración social y la mejora de la calidad de vida están condicionadas por el bienestar derivado del ocio y del disfrute del tiempo libre.

La mayoría de la población trabajadora vive el tiempo de ocio como algo reparador.

En el caso de las personas con enfermedad mental grave lo que encontramos es un exceso de tiempo libre, con bajos niveles de ocupación, en definitiva un ocio insatisfactorio.

Dado que la rehabilitación abarca la integración y la inserción en la comunidad el objetivo es doble:

Recuperar y reforzar las habilidades del usuario, potenciarlas y promover su funcionamiento al máximo nivel.

Intervenir a nivel comunitario, sensibilizando y movilizando a la sociedad para que reconozca y acepte a esta parte de la población.

La ocupación del tiempo libre para este colectivo debe planificarse con continuidad en el futuro y utilizando el entorno comunitario como un recurso de rehabilitación.

Los objetivos fundamentales son el incremento de la autonomía, de las habilidades, de la autoestima y el disfrute del ocio en el entorno comunitario.

Como en los apartados anteriores la evaluación será continuada teniendo en cuenta el grado de autonomía, de interacción social y de satisfacción personal alcanzado por cada sujeto.

Por último y como síntesis queremos recoger los principios defendidos por S. Pilling como orientadores de las prácticas rehabilitadoras recogidas en este proyecto:

La rehabilitación se basa en la amplia comprensión de los derechos humanos  que promueve y reconoce  el derecho de las personas con enfermedad mental  crónica a una ciudadanía plena y digna.Promueve y fomenta la implicación activa y responsable de estas personas en  el control de sus vidas y de su proceso rehabilitador teniendo en cuenta sus  objetivos y planes.Tiene en cuenta las características y necesidades individuales.

Debe promover la integración de cada persona en su comunidad natural.

Debe propiciar el desarrollo de pautas de vida normalizadas, el desempeño de roles sociales apropiados a las características de cada persona y de su entorno concreto.
 

Maximiza la autonomía e independencia basándose en las capacidades, competencias, apoyos y soportes de cada sujeto y su entorno.
 

Ofrece el apoyo y soporte que cada persona necesite durante todo el tiempo que precise.

Promueve la evaluación de resultados en términos de autonomía, de mejora de la calidad de vida y de satisfacción personal, así como en los de eficacia y eficiencia de los propios servicios y programas de rehabilitación, con el fin último de lograr una ciudadanía plena y digna para las personas con enfermedad mental grave.